28 octubre 2009

Gastronomía musical: los melocotones Melba

Iba a escribir hoy sobre el Melocotón Melba, como no iba a mejorar lo que apareció en la Revista electrónica Zapardiel: Revista de cultura y gastronomía (numero1 en Septiembre 2000) de la pluma de mi buena amiga Estitxu López de Munaín pues he hecho lo más fácil copiar y pegar.

Transcribo el escrito publicado por Estitxu:
No es extraño, que la inspiración musical y culinaria hayan mantenido relaciones amorosas en distintos momentos de la historia.
Los melómanos que disfrutan en la mesa, así como los que "enredamos" en la cocina acompañados de una buena pieza musical, podemos entender el idilio que puede surgir entre el oído y el gusto. Los "Melocotones Melba" es un claro ejemplo de ello.
Nos pondremos en antecedentes, conociendo a los dos protagonistas de tan suculento postre: Su creador: el chef Escoffier y su inspiración: Madame Melba.
Auguste Escoffier (1846-1935), fue el más famoso chef de finales del siglo XIX y principios del XX, dejando clara muestra de ello en los grandes hoteles de Europa donde trabajó: el Ritz, el Carlton y el Savoy de Londres, donde creó los Melocotones Melba. Añadir de este importante maestro, que hoy en día sus obras: Le Guide Culinaire (1903), Le Livre des Menus (1912), y Ma Cuisine (1934) son la Biblia de la Alta Cocina Francesa.

  

La soprano australiana Nellie Melba (Hellen Porter Mitchell 1861-1931), tras debutar en Sidney con 25 años, se traslada a París para aumentar sus conocimientos, comenzando a ser famosa desde su debut europeo en Bruselas con Rigoletto. Su andadura será muy amplia, interpretando un gran repertorio de personajes, algo que se podía permitir, debido a que poseía una voz de gran extensión. Su retirada de los escenarios se produce en 1926 en Inglaterra, con el privilegio de cantar para la reina de Inglaterra. En este país es donde inspirará el postre que nos ocupa y recuerda los caprichos culinarios de la célebre soprano.
 
Cuando Escoffier, en 1900, dedicó este delicioso helado a Madame Melba, hacía tiempo que la conocía. Durante las temporadas de 1892 y 1893, ésta actuaba en el Covern Garden de Londres y se hospedaba en el Hotel Savoy, donde Escoffier dirigía la cocina. Una noche, asistiendo a la representación que la soprano hacía de Lohengrin, la entrada del cisne que aparecía majestuoso en escena, le inspiró la idea de hacer una sorpresa a la cantante, a fin de testimoniarle su admiración.
Al día siguiente, habiendo invitado Madame Melba a algunos amigos a comer, aprovechó la ocasión y les sirvió en una gran fuente de plata, un cisne tallado en un gran bloque de hielo; entre las alas colocó los melocotones pochados en almíbar, reposando sobre un lecho de helado de vainilla y cubiertos con un velo de azúcar hilado. El efecto fue sorprendente y Madame Melba se mostró muy agradecida a la generosidad de Escoffier.
Tiempo más tarde, volvieron a coincidir en el Hotel Ritz de París, y en el transcurso de una conversación, ella le recordó su inspiración culinaria vivida en Londres; para entonces, el chef había comprobado que los melocotones simplemente acompañados de helado no le convencían y pensó que les faltaba algo. Ese algo fue el fino perfume de las frambuesas frescas. El conjunto del helado a la vainilla, los melocotones y la frambuesa fue la solución al problema.
En la apertura del Carlton Hotel de Londres, fue donde dedicó a la célebre cantante su creación "El Melocotón Melba".
Ella le dedicó el guardar siempre en su recuerdo aquel cisne helado con melocotones.
Receta de los melocotones Melba
3-4 melocotones frescos y cortados a la mitad y muy fríos
250 gr de frambuesas congeladas, reservar unas pocas para decorar
1 ½ cucharadas de azúcar fina
3 cucharadas de Kirsch (facultativo)
2 bolas de helado de vainilla de muy buena calidad
Triturar las frambuesas, muy secas, por la trituradora y luego por un colador para quitarles las semillas. Pasarlas luego por la batidora a la máxima velocidad durante 3 o 4 minutos. Transferirlas a un bol y añadir azúcar y el Kirsch, si se va a utilizar. Cubrir y poner en la nevera.
Colocar el helado en boles individuales. Añadir los melocotones con la zona redonda hacia arriba y cubrir parcialmente con el puré de frambuesa.
Servir inmediatamente.
Nota:
La salsa de frambuesa se llama "salsa Melba" y es muy utilizada para cubrir todo tipo de postres, ya sean frutas, helados o bizcochos.