19 agosto 2007

Agua de Bilbao, El agua fría que calienta.

Pueda que a muchos les extrañe el titulo "Agua de Bilbao" pero la historia del "Agua de Bilbao" empezó hace casi un siglo y nos la relatan al unísono K. Toño Frade, bilbainísimo lleno de recuerdos de la Villa, y Castor Artajo, célebre hostelero bilbaino dueño de los bares "Artajo" y "La Goleta", y se remonta a las postrimerías de la primera guerra mundial.
En el "botxo", los "tximbos" tenían tanto trabajo y dinero que no sabían qué hacer con este último que les entraba a raudales.
Compraban de todo, cuadros para admirar quizá los marcos, pianos sin saberlos tocar, los mejores coches de la época y como cabe suponer, comida y bebida en abundancia, lo mejor de lo mejor.
En este ambiente de euforia y dinero, jugaba el Athletic del "botxo", en Donosti contra la Real, y la victoria de los del "botxo" fue rotunda con Ibarretxe en la puerta.
Un grupo de bilbainos cenaron en "Nicolasa" y el célebre Castor Artajo, recogió la leyenda y lo que sucedió allí:
La cena fue una auténtica bacanal. Tras los postres y el café y estando ya bien servidos, pidieron sin mala fe, (los guipuzcoanos no lo creen): ¡ A ver, Agua de Bilbao!.
El camarero y el "maitre" buscaron y volvieron de mal "caletre", sólo había en la bodega agua de Solares y de Lanjarón.
Como no les entendían, quedó el asunto "aclarao" ya que en el "botxo" se bebían el champán como si fuera agua y lo hacían llamar "Agua de Bilbao".
Cuando pidieron la cuenta y vieron que no les cobraban el champán, les dijo "Nicolasa" que en su casa y en San Sebastián, el agua no la cobraban a los de otra capital.
Artajo tuvo la feliz ocurrencia de "industrializar" el "Agua de Bilbao", haciendo llegar el champán, que era bebida de las clases adineradas, a todos los bilbainos que visitaron su establecimiento.
Recuerdo hace años ver botellas de champan etiquetadas como "Agua de Bilbao" últimamente no las he visto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenia entendido que fue en el bar Paco Bueno (ex boxeador) en la calle Mayor de Donosti.
Puede ser que esta anecdota se repitio en ese establecimiento algun año posterior y que los bilbainos que pidieron el agua de Bilbo hicieron gala de su tradicionales "faroladas".

Apicius dijo...

Hola Anónimo comunicante:
Los datos que tengo en mis archivos son los que he expuesto, no obstante su dato pasa a mis archivos y lo investigaré y si es necesario haré la oportuna rectificación.
Gracias por el dato y por leerme.
Saludos